Compartir en:

Un buque de guerra ruso realizó disparos de advertencia este miércoles para obligar a un destructor de misiles británicos, Defender, ha detener el avance sobre las aguas territoriales de Rusia. Según el Ministerio de Defensa de Rusia, el incidente tuvo lugar frente a la costa de cabo Fiolent, un punto de referencia en la costa sur de Crimea, cerca del puerto de Sebastopol, sede de la flota rusa del Mar Negro.

La decisión de anexión de Ucrania por parte de Rusia en el año 2014 fue rechazada por la mayoría de los países que forman parte de la OTAN. El Kremlin reclama constantemente la presencia de naves de guerra de la OTAN en el Mar Negro cerca de Crimea y argumenta que su presencia es desestabilizadora. Turquía, Grecia, Rumania y Bulgaria, todos miembros de la alianza, tienen costas sobre el Mar Negro y naves de guerra de Estados Unidos, Gran Bretaña y de otros miembros, se pueden encontrar navegando sus aguas.

El pasado 14 de junio Rusia informó de que la Armada Rusa había iniciado el seguimiento del destructor británico y de la fragata Everton de la Marina holandesa tras el ingreso de ambos buques al Mar Negro.

Según anunció el Kremlin, el HMS Defender “recibió una advertencia preliminar de que se usarían armas si se violaban las fronteras estatales de la Federación de Rusia. No reaccionó a la advertencia”. Es la primera vez desde la Guerra Fría en que Moscú utiliza munición real para disuadir a un buque de la OTAN, lo que refleja las crecientes tensiones entre Rusia y Occidente. Se utilizó como táctica el lanzamiento de bombas adelante del barco británico como método de persuasión para que cambiara de rumbo. El Ministerio de Defensa ruso agregó que anteriormente “un barco de la patrulla fronteriza hizo disparos de advertencia” y luego un avión Su-24 arrojó cuatro bombas a lo largo del camino del destructor.

Posterior al incidente, el Ministerio de Defensa de Rusia convocó al agregado militar británico. La Royal Navy dijo, a principios de junio, que el HMS Defender se había “desprendido” de su grupo de ataque que realizaba operaciones de la OTAN en el Mediterráneo para llevar a cabo “su propio conjunto de misiones” en el Mar Negro.

A su vez, desde el Ministerio de Defensa británico dijo que no hubo disparos de advertencia rusos contra el HMS Defender de la Royal Navy, y no reconoció las afirmaciones de que se pusieron bombas en su camino. «Creemos que los rusos estaban realizando un ejercicio de artillería en el Mar Negro y que avisaron a la comunidad marítima de su actividad», dijo el Ministerio de Defensa en un comunicado en Twitter.

Desde el Ministerio de Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, mencionó que el incidente demuestra que Rusia mantiene una “política agresiva y provocativa” hacia el Mar Negro y el cercano Mar de Azov constituían una «amenaza continua para Ucrania y sus aliados». En un tweet, pidió a la OTAN que cooperaran con Ucrania en el Mar Negro.

El Ministerio de Defensa de Rusia, citado por la agencia de noticias Interfax, dijo que el barco británico había abandonado las aguas rusas poco después del incidente, habiéndose adentrado hasta 3 kilómetros (2 millas).

Fuente: Reuters/ Infobae/ ABC.