Renuncia Manuel Merino, presidente interino de Perú y asume Francisco Sagasti

Compartir en:

Manuel Merino, quien reemplazó al destituido Martín Vizcarra como presidente de Perú el martes 10 de noviembre, renunció este domingo tras una intensa jornada de protestas que derivó en crisis política.

«Yo, como ustedes, quiero lo mejor para este país», dijo Merino antes de anunciar su dimisión «irrevocable».

Merino dimite tras la renuncia de más de la mitad de sus ministros, una oleada de reclamos para que renunciara al cargo y una intensa noche de manifestaciones que se saldó con dos muertos, más de 100 heridos y 41 desaparecidos, según la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos.

La Junta de Portavoces del Parlamento se reunió horas antes el domingo para evaluar la inminente renuncia de Merino ante la grave situación.

Tras un par de horas de reunión, Luis Valdez, actual presidente del Congreso, «exhortó» a que Merino presentara su renuncia.

Miles de personas celebraron en las calles la dimisión de Merino.

Y Martín Vizcarra, el presidente destituido el lunes 9 de noviembre tras consumarse una moción de vacancia en su contra, declaró que este «era el primer paso para restaurar la democracia en el país».

Cinco días turbulentos

El ciclo de Merino como presidente interino de Perú apenas duró seis días.

Desde que reemplazara a Vizcarra tras su destitución en el Congreso, el país se sumió en una crisis institucional y social con protestas diarias y dos marchas nacionales organizadas el jueves y el sábado.

Al anunciar su dimisión, el ahora expresidente interino expresó sus condolencias hacia los familiares de los jóvenes muertos durante la marcha nacional y las protestas del sábado, y señaló que las muertes debían ser investigadas.

Merino reconoció el descontento generado tras su nombramiento presidencial, pero declaró que detrás de las protestas también había «grupos interesados en producir caos».

Además, aseguró que los ministros que presentaron su renuncia continuarán en el cargo para que el país no sufra un vacío de poder.

Pocas horas después, el congreso peruano anunció que aceptaba la renuncia del mandatario interino.

¿Qué pasará ahora?

Francisco Sagasti Hochhausler será el nuevo presidente interino de Perú, y el tercer mandatario que tiene el país en poco más de una semana.

El pleno especial del Congreso peruano aprobó este lunes con 97 votos a favor, 26 en contra y 0 abstenciones la nueva Mesa Directiva, cuyo presidente, Francisco Sagasti, se convertirá en el nuevo mandatario provisional. Era la única lista que se había presentado.

Sagasti, ingeniero industrial de Lima, será presidente hasta julio de 2021, cuando está previsto que tome posesión el ganador de las elecciones generales del 11 de abril.

Un segundo intento

Sagasti, de 76 años, fue elegido por el Congreso para presidir su mesa directiva y, en consecuencia, seguirá el proceso de sucesión presidencial contemplado en la Constitución, que establece que el titular de ese poder asume la presidencia cuando no hay un mandatario.

El político, de tendencia centro-liberal, fue consejero técnico del Banco Mundial y se convertirá en el tercer presidente del país en una semana y el cuarto en menos de tres años, tras la renuncia de Merino, la destitución de Vizcarra y la dimisión de Pedro Pablo Kuczynski (PPK) en 2018.

«Hoy no es un día de celebración, porque hemos visto la muerte de dos jóvenes en protesta», consideró Sagasti en el Congreso unicameral, tras ser aprobada la lista que encabezaba.

«No bastó la pandemia, la crisis económica, los problemas de inseguridad, tuvimos que esperar la muerte de dos jóvenes para que nos (…) motive a trabajar de una manera más decidida y lograr un desarrollo más justo y equitativo», manifestó.

Sagasti tomará posesión del cargo el martes a las 16:00 hora local (21:00 GMT) en una sesión solemne del pleno del Congreso.

Sagasti forma parte del único partido que votó en contra de la destitución del presidente Vizcarra y su trabajo ahora «no será fácil», advierte la corresponsal de la BBC en Sudamérica, Katy Watson.

«Muchos manifestantes acusaron al Congreso de montar un golpe parlamentario al destituir a Vizcarra», apunta Watson, «y [Sagasti] tendrá que encontrar la manera de brindar paz al país después de las protestas, que dejaron dos muertos y muchos heridos más».

La votación del pleno del Congreso a favor de Sagasti fue recibida con aplausos en una céntrica plaza de Lima, mientras en otra parte de la ciudad sepultaban a las jóvenes víctimas de la protesta: Inti Sotelo Camargo, de 24 años, y Bryan Pintado Sánchez, de 22, informó la agencia Reuters.

El papel de los jóvenes

Los jóvenes de la llamada «generación bicentenario» fueron uno de los grandes impulsores de las protestas callejeras estos días en contra de la destitución de Vizcarra -aunque no necesariamente a favor de éste, pero sí en contra de su reemplazo por Merino.

«Acabamos de despertar y somos la juventud, la generación Z, los que hemos salido a luchar por lo que merecemos como país, para que no nos sigan robando, usurpando y haciendo lo que quieran con nosotros», le dijo a la agencia Efe Jenny Fernández, quien volvió a salir a la calle para celebrar la renuncia de Merino y reclamar justicia por los dos fallecidos.

La iniciativa parlamentaria para destituir a Vizcarra, la cuarta moción de vacancia que presentó el Congreso peruano desde 2016, fue impulsada por las acusaciones contra el exmandatario sobre supuestos sobornos en su etapa como gobernador de la provincia sureña de Moquegua (2011-2014).

Vizcarra, que negó todas las acusaciones, asumió la presidencia en marzo de 2018, después de que el entonces presidente PPK renunciara a su cargo entre acusaciones de corrupción y tras afrontar dos «mociones de vacancia» del Legislativo.

El propio Vizcarra había enfrentado otro juicio político hacía solo unos meses, en septiembre, si bien en aquella ocasión no se lograron los apoyos necesarios para aprobarlo.

Tras su destitución, el entonces mandatario criticó duramente la acción tomada por el Congreso en medio de la grave crisis del coronavirus y consideró que «la historia y el pueblo peruano juzgarán las decisiones que cada quien toma».

En el Legislativo, señaló entonces Vizcarra, no se impuso «la razón, sino el número de votos de los representantes del pueblo quien aparentemente se olvidaron de a quién representan».

Las manifestaciones de descontento se fueron agravando con el paso de los días tanto por la respuesta represiva de los cuerpos policiales como por declaraciones de miembros del gobierno de Merino, incluido el propio mandatario interino, que fueron interpretadas por una parte de la población como un intento de desconocer la magnitud y la legitimidad de las protestas.

El recibimiento de Sagasti fue esta vez muy diferente y enseguida obtuvo respaldos públicos a nivel internacional, incluso antes de que haya tomado posesión del cargo.

«Saludamos al nuevo Presidente interino del #Perú Francisco Sagasti (…), confiamos en su capacidad para conducir al país a través de esta crisis y hasta las próximas elecciones presidenciales y legislativas del 11 de abril de 2021», manifestó en Twitter Luis Almagro, secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

¿Por qué salió Vizcarra del poder?

La crisis actual estalló tras la destitución del exmandatario Martín Vizcarra el pasado lunes 9 de noviembre.

Vizcarra fue destituido por una moción de vacancia tras ser acusado de recibir sobornos de empresas para conceder obras públicas durante su mandato en la gobernación de Moquegua, algo que este niega.

La decisión, a pocos meses de las elecciones presidenciales previstas para abril de 2021 y en medio de la pandemia de coronavirus que ha golpeado especialmente al país, generó gran descontento.

Las jornadas de protestas se saldaron con varios enfrentamientos entre la policía y los manifestantes.

 

Fuente: BBC

Deja una respuesta