Numerosos muertos en las protestas contra la brutalidad policial en Nigeria

Compartir en:

La noche del 21 de octubre del vigente año en Nigeria iniciaba una nueva jornada de protestas contra la brutalidad policial en el país, informa Amnistía Internacional (AI), y se teme que la cifra de muertos ascienda rápidamente.

El epicentro de las manifestaciones si sitúo en el estado de Lagos, en el que se asienta la ciudad homónima de Lagos, la mayor urbe de África y el corazón económico de Nigeria. El gobierno había anunciado horas antes, toque de queda de carácter indefinido en Lagos y el despliegue de las fuerzas antidisturbios frente al aumento de la violencia en escala de los jóvenes manifestantes contra el gobierno en diversas ciudades del país. Las protestas también tuvieron lugar en Abuya (capital federal de Nigeria) y estados como Kano (norte), Oyo (suroeste), Ogun (suroeste) o Plateau (centro).

Una nueva jornada en Lagos tenía lugar el pasado lunes, de protestas masivas de #EndSARS (“Acabar con SARS), consigna que actúa como lema dentro del movimiento que ha logrado llamar la atención y poner el foco de la comunidad internacional sobre las acusaciones de arrestos arbitrarios, torturas y asesinatos de la disuelta actualmente, Unidad Especial Antirrobo (SARS, por sus siglas en inglés) de la Policía Nigeriana. Fue posterior al escalamiento de violencia que el gobierno nigeriano ordenó pasado el 11 de octubre la necesidad de disolución de la élite antirrobos, una directiva que materializaba finalmente, las repetidas promesas realizadas por el actual presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, de poner fin a la brutalidad policial y conductas no éticas denunciadas, a la que se acusa a SARS como culpable desde hace años.

Lo cierto es que, ante las manifestaciones públicas por parte del mandatario nigeriano, no ha frenado las protestas, evolucionando y abarcando a nuevos simpatizantes que salen a las calles como representación del malestar de la población contra las autoridades del gobierno. Frente a este escenario, Nigeria iniciaba una nueva escalada de violencia la pasada noche-madrugada en el cual varias personas resultaron heridas y muertas por acciones llevadas a cabo por las fuerzas de seguridad en la zona de la barrera de peaje de Lekki, uno de los centros de las protestas en Lagos. Cerca de 1.000 manifestantes se encontraban congregados iniciando la tarde del martes ondeando banderas nigerianas al grito de “¿Están preocupados? ¡No, moriremos aquí!

Desde la cuenta oficial de Twitter de la organización pro-derechos humanos se manifestó al respecto: “Amnistía Internacional ha recibido pruebas creíbles pero alarmantes de que el uso excesivo de la fuerza provocó la muerte de manifestaciones en el peaje de Lekki en Lagos”.  Agregó AI: “Mientras continuamos investigando los homicidios, Amnistía Internacional desea recordar a las autoridades que, según el derecho internacional, las fuerzas de seguridad sólo pueden recurrir al uso de fuerza letal cuando sea estrictamente inevitable para protegerse contra una amenazada inminente de muerte o lesiones graves”.

El estado de caos continúa reinando en las calles de Lago en una seguidilla de actos de violencia por parte de grupos de jóvenes encolerizados quienes tomaron el control de casi todas las carreteras de la megalópolis de Lagos, que abarca a 20 millones de habitantes, y bloquearon el paso a los conductores, dejando seguir su ruta tras el pago de una suma de dinero. En el oeste de la ciudad, una comisaria de la policía fue incendiada, donde se escucharon disparos y manifestantes resultaron heridos en el enfrentamiento con el cuerpo policial. También, según fuentes oficiales del gobierno, un aproximado de 2.000 presos quedaron en libertad luego de los ataques contra centro penitenciarios ocurridos al sur del país, acto que ha se llevado a cabo en medio de la tensión social y la protesta masiva de la nación nigeriana.

Las primeras alertas de los enfrentamientos comenzaron a hacerse sonar frente a la diferencia entre las cifras oficiales de víctimas mortales y las proclamadas por los manifestantes y asociaciones civiles. Testigos citados por el diario “Premium Times”, aseguraron que al menos siete personas fallecieron luego de que el Ejército abriera fuego contra los manifestantes en la tarde del martes 20 de octubre. De acuerdo con “The Punch”, al menos 49 personas (43 civiles y 6 policías) perdieron la vida en todo el país, datos que no han sido confirmados de manera oficial por ahora. Ante la presión de diversos organismos como AI, el gobierno estatal anunció que ha ordenado la investigación de los hechos para facilitar la cifra de víctimas mortales

Las protestas han acaparado la atención de múltiples personalidades internacionales, como la exsecretaria de Estado de EE.UU. Hilary Clinton, que, en la madrugada de hoy, desde su cuenta oficial de Twitter, instó a Muhammadu Buhari, presidente de Nigeria, a “dejar de matar a los jóvenes manifestantes de #EndSARS”. Celebridades como la cantante Rihanna y el rapero Kanye West han condenado en Twitter la violenta represión. El cofundador de Twitter, Jack Dorsey, se une al movimiento y envía mensajes de apoyo a los manifestantes.

Fuente: Infobae, La Vanguardia, DW.

Deja una respuesta