Luis Arce asumió la presidencia de Bolivia

Compartir en:

El ex ministro de Economía, Luis Arce, asumió este domingo (9/11), la presidencia de Bolivia convirtiéndose en el sexagésimo séptimo presidente de Bolivia, en un clima de tensiones con el gobierno interno saliente y en medio de huelgas en las regiones de Santa Cruz y en Cochabamba, que rechazan el regreso al poder del Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales.

Gracias a una victoria del 55,1% en las elecciones presidenciales del mes de octubre, Luis Arce y su vice, David Choquehuanca, recibieron los atributos presidenciales frente a una multitud que se congregó ante el Palacio Quemado en La Paz. Arce juró “por la Patria, por los próceres de la independencia, por nuestra Madre Tierra, por los dioses de nuestros ancestros, por nuestras hermanas y hermanos que dieron la vida por la democracia”.

«Iniciamos una nueva etapa en nuestra historia y queremos hacerlo con un gobierno que sea para todos y todas sin discriminación de ninguna naturaleza. Nuestro gobierno buscará reconstruir nuestra patria en unidad para vivir en paz», declaró Arce en su discurso tras ser juramentado por su vicepresidente, David Choquehuanca. Agregó: «Nos comprometemos a rectificar lo que estuvo mal y a profundizar lo que estuvo bien».

Arce llega al poder retornando la democracia en Bolivia tras el gobierno transitorio de la senadora opositora del partido de derecha, Unidad Demócrata, Añez quién había el 12 de noviembre el año pasado, sumido en medio de una crisis política con el desafío de convocar elecciones en un clima de tensión social, empeorando por la pandemia del covid-19, que obligó a postergar dos veces los comicios. Recordemos que el escenario que permitió la llegada de Añez al frente de Bolivia, se originó tras las elecciones presidenciales de octubre del año pasado, en el que Evo Morales, denunció que fue forzado a renunciar por un golpe de Estado, luego de que una Comisión observadora de la Organización de Estados Americanos (OEA) denunciara fraude en los comicios que otorgaban a Morales como ganador. El líder indígena partió del país y se refugió en México, emigrando en diciembre hacia Argentina, donde dirigió la campaña del MAS que le permitiría volver al poder.

La “herencia”:

El presidente en su discurso de asunción sostuvo que Bolivia atraviesa en este momento tres crisis: la institucional generada por “un gobierno que no salió de las urnas” en 2019, la sanitaria producto de la pandemia de coronavirus y la económica “derivada de la incapacidad del gobierno de facto”.

A su vez, la Comisión de Transición del MAS, encargada de elaborar un informe sobre la gestión del gobierno saliente de Añéz, declaró en medio de una conferencia de presa, el estado en el cual reciben Bolivia es “un desastre”. Wilfredo Chávez, representante de la Comisión, argumentó: «Estamos recibiendo información de un gobierno del desastre, información caótica, que lamentablemente solo demuestra y prueba casi un año de caos y robos del que el gobierno de transición fue protagonista», según citó el medio boliviano Página Siete. También denunció irregularidades que tuvieron lugar durante la gestión del gobierno saliente en la administración de los recursos económicos derivados para la compra de artefactos de protección para combatir la pandemia de Covid-19.

Evo Morales: Operación retorno

“Pronto volveremos y seremos millones”, habían sido sus últimas palabras hace casi un año cuando Evo Morales renunciaba a la Presidencia, después de casi 14 años al poder.

El retorno estará marcado por una larga travesía que iniciará el expresidente en varios pueblos y comunidades rurales de Potosí, Oruro y Cochabamba, durante algo más de dos días. El presidente de Argentina, Alberto Fernández, se ha despedido desde la Quiaca.

Se ha previsto que el martes 11 Evo Morales ingresará a Chimoré para instalarse a radicar en Chapare, desde donde ejercerá como presidente del MAS y líder de las federaciones cocaleras. Se eligió esa fecha para su incursión a la zona de su residencia porque fue el mismo día en el que salió en un avión mexicano para su asilo, primero en México y, luego, en Argentina.

En las semanas previas la justicia y la Fiscalía anularon órdenes de aprehensión y una imputación a Evo Morales. El Ministerio Público anunció que será citado a declarar por algunas denuncias. El MAS asegura que el expresidente se defenderá de las acusaciones para demostrar su inocencia de diversos cargos que le abrió el gobierno provisional, así como una demanda por fraude electoral que presentó Carlos Mesa y que fue complementada por el TSE.

Los invitados:

El Aeropuerto Internacional de El Alto fue el centro de atención en la espera de la llegada de las comitivas enviadas por distintos gobiernos para la asunción de Arce. La primera delegación en aterrizar a las 6 de la mañana fue la enviada por Trump, liderado por el Subsecretario del Tesoro para Asuntos Internacionales Brent McIntosh, e integrado además por Joshua Hodges, asistente especial del presidente de EEUU y director principal interino para Asuntos del hemisferio occidental en el Consejo de Seguridad Nacional. Kevin Michael O’Reilly, vicesecretario de Estado Adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental, y Charisse Phillips, encargada de Negocios de la embajada de EEUU en Bolivia.

La segunda delegación que llegó a La Paz es la iraní, con el canciller Mohamad Yavd Zarid a la cabeza. El régimen de Nicolás Maduro optó por enviar al venezolano Jorge Arraeza, ministro de Poder Popular. Maduro, reconocido como uno de los principales aliados de Evo Morales y del nuevo gobierno, no fue invitado por la canciller del gobierno saliente que, en cambio, cursó una invitación a Juan Guaidó, que tampoco asistirá. Hubo reclamos de Morales y de la comisión de transición del MAS por esta situación.

Panamá estuvo presente mediante el expresidente Martín Torrijos Espino. Después se produjo el arribo del rey de España Felipe VI, acompañado del vicepresidente del gobierno, Pablo Iglesias, y de la canciller Arancha González. España trajo una de las delegaciones más numerosas, después de un año de tensiones diplomáticas con el gobierno boliviano transitorio.

Entre los mandatarios de Latinomérica encontramos al presidente de Argentina, Alberto Fernández, uno de los principales aliados del nuevo gobierno, Iván Duque, presidente de Colombia y Mario Abdo Benitez, presidente de Paraguay.  Desde Uruguay fue enviado el canciller de Uruguay, Carlos Bustillo Bonasso y desde Chile se tenía previsto la asistencia del presidente, Sebastián Piñera, quién desistió a último momento debido la intensa agenda política enviado al canciller Andrés Almand. También Perú decidi´p estar presente y ha enviado al presidente del Consejo de Ministros, Walter Roger Martos Ruiz.

Además del Rey de España, en los actos participaron el secretario general de la Comunidad Andina, Jorge Hernando Pedraza, y el representante del Parlasur, Oscar Laborde. El representante de la comisión de transición del ministerio de la Presidencia, Freddy Bobaryn, también confirmó la presencia en el acto de delegaciones de diversas organizaciones indígenas de América Latina.

Fuente: Clarín, Infobae, Télam

Deja una respuesta