Juez de EEUU impide a Trump vetar a TikTok en Estados Unidos

Compartir en:
Tik tok es una red social muy popular, especialmente entre adolescentes, en la que se comparten videos cortos, propiedad de la empresa China Bytedance.

El pasado agosto, Trump firmó una orden ejecutiva que obligaba a la empresa a encontrar un comprador en EE UU o dejar de operar en el país. Comenzó entonces una carrera por encontrar un socio norteamericano y unas negociaciones en las que estuvo implicado Microsoft. Finalmente, a mediados de septiembre se anunció un acuerdo con Oracle y Walmart para comprar el 20% de TikTok. Trump anunció su “bendición” al acuerdo, a la espera de la ratificación oficial.

El presidente cambió de opinión apenas días después y dijo que no aprobaría ningún acuerdo en el que la empresa china Bytedance mantenga parte de la propiedad de la red social. La fecha en la que TikTok debía dejar de operar en EE UU (en la práctica, la app desaparece de las tiendas de Apple y Google y los usuarios ya no pueden descargar actualizaciones, por lo que queda obsoleta) era el domingo pasado, pero se retrasó hasta este domingo a la espera de una modificación del acuerdo.

En lugar de presentar un nuevo acuerdo, TikTok, que es una compañía estadounidense con sede en California, decidió presentar el pasado día 23 una demanda en un juzgado federal de Washington DC en la que pedía la suspensión cautelar de los efectos de la orden. TikTok argumenta que no hay ninguna urgencia que justifique esta medida y que ha hecho “esfuerzos extraordinarios para satisfacer unas demandas del Gobierno que cambian todo el tiempo y supuestas preocupaciones de seguridad nacional”.

El magistrado Carl J. Nichols de la corte federal del Distrito de Columbia accedió así a la petición de los abogados de la firma china, que buscaban un bloqueo temporal de la posible prohibición mientras las dos partes se enfrentan en los juzgados.

La decisión de Nichols traslada de forma definitiva a la Justicia una disputa iniciada en agosto, cuando Trump emitió una orden ejecutiva que amenazaba con prohibir TikTok en EE UU si la firma propietaria, la china ByteDance, no vendía su negocio en el país a empresas estadounidenses.

Según el presidente de Estados Unidos, el hecho de que se trate de una aplicación propiedad de una empresa china supone una amenaza de seguridad nacional por los vínculos existentes en China entre el sector privado y el Gobierno del Partido Comunista Chino.

Tras semanas de negociaciones, ByteDance llegó a un principio de acuerdo con las norteamericanas Oracle y Walmart, que llegó a recibir el visto bueno preliminar de la Casa Blanca, pero en los últimos días las conversaciones no estaban dando frutos y existía una posibilidad real de que Trump ejecutase su amenaza de prohibir las descargas de la aplicación cuando terminase el domingo.

Unas horas antes del fallo, en la mañana del domingo, Nichols celebró una audiencia en la que escuchó los argumentos del Gobierno, que afirmó que TikTok es una amenaza porque recoge datos sobre sus usuarios y, al ser una empresa china, luego debe colaborar obligatoriamente con los servicios de inteligencia de ese país.

Por su parte, los abogados de TikTok negaron que la compañía comparta datos con las autoridades chinas y argumentaron que, en realidad, el objetivo de Trump es restringir la libertad de expresión.

La red argumenta que el veto provocaría un daño irreparable a la empresa, por la pérdida de la comunidad de usuarios que ha creado, y a los 100 millones de estadounidenses que comparten videos en TikTok. Además, la empresa afirma que la agresividad de la Casa Blanca está relacionada con la campaña electoral y necesidad de Trump de presentarse como un líder que planta cara a China.

«Este caso es sobre la libertad de expresión y sobre la libertad de comunicación. Es algo inherente del negocio que ha sido blanco del ataque. TikTok es una aplicación, pero es mucho más. Es una versión moderna de la comunicación en la era electrónica que ha ganado popularidad especialmen

te en la pandemia», afirmó uno de los abogados de la empresa, Alexander Berengaut.

Si el juez no hubiese dado la razón a ByteDance y la Casa Blanca hubiese decidido seguir adelante con su amenaza, Google y Apple, que controlan las dos principales tiendas virtuales para móviles, se habrían visto forzadas a retirar a TikTok de las mismas en Estados Unidos, en cumplimiento de la orden presidencial.

Pese a que hace sólo dos semanas, el acuerdo entre ByteDance por una parte y Oracle y Walmart por la otra parecía encarrilado, en los últimos días las dos partes han ofrecido versiones contradictorias acerca de si ByteDance seguiría formando parte principal del accionariado de la nueva compañía que se cree para gestionar el negocio de TikTok en EE UU.

Fuente:  EFE noticias/ El País internacional

Deja una respuesta