Irán aprueba ley para suspender las inspecciones de su programa nuclear

Compartir en:

El miércoles (3/12/2020), el Consejo de Guardianes de Irán ha aprobado una ley que obliga al gobierno a suspender las inspecciones de sus instalaciones nucleares por parte de los inspectores de la ONU que han iniciado en 2015. Esta norma establece un límite de dos meses para las seis grandes potencias Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Alemania, China y Rusia que firmaron el acuerdo con Teherán, un plazo que deberán cumplir para que se alivien las sanciones impuestas a los sectores financieros y petroleros iraní. Si las sanciones no son modificadas una vez culminado la fecha límite, la nueva ley avala la al gobierno de Teherán a aumentar su programa de enriquecimiento de uranio al 20% e instalar plantas centrifugadoras en sus instalaciones nucleares.

El pacto nuclear firmado por Irán sólo permite el uso de centrifugadoras de primera generación. Pero en el caso de que la ley se aplica, se prevé la puesta en marcha de una fábrica de producción de uranio metálico en Isfahan, la restauración del reactor de agua pesada de Arak, y el diseño de otro reactor de agua pesada de 40 MW. El proyecto también implica realizar actividades de enriquecimiento de uranio con al menos 1.000 centrifugadoras avanzadas IR-2M en la instalación de Natanz dentro de los tres meses posteriores a la ratificación de la ley.

La norma llega luego del asesinato del científico Mohsen Fakhrizadeh, considerado como el padre del programo nuclear iraní, del que se acusa a Israel como el país que se posiciona como principal culpable. Fakhrizadeh jugó un papel crucial en el programa nuclear de Irán, pero el gobierno insiste en que sus labores fueron completamente pacíficas.

El plan atómico iraní fue objeto fue objeto de múltiples sanciones por parte de la comunidad internacional por el temor que ha surgido tras constantes experimentos con uranio y el tener acceso al know how que le permitiría al país el desarrollo de armas nucleares. Las sospechas de que Irán estaba usando su programa atómico como excusa para la creación de una bomba nuclear llevaron a la Unión Europea, Estados Unidos y la ONU a imponer sanciones en 2010. El acuerdo de 2015 fue diseñado para establecer una manera verificable de prevenir ese riesgo a cambio de un alivio de las sanciones. Irán superó el límite del 3,67% de enriquecimiento de uranio en julio de 2019 y el nivel de se ha mantenido estable hasta el 4,5% desde entonces. El uranio poco enriquecido, que normalmente tiene una concentración del 3% al 5%, se puede utilizar también para producir combustible para centrales eléctricas.

A su vez, el Consejo de Guardianes tiene como misión la aprobación final de las normas que no deben contradecir los principios de la ley islámica o la Constitución de dicho país. Sin embargo, la postura del mandatario, el ayatolá Ali Jamenei, es quien posee la última palabra en cuestiones relacionadas al Estado manifestó antes de la ratificación de la ley, el presidente Rouhani dijo que su gobierno no estaba de acuerdo con la legislación, que describió como «perjudicial para la diplomacia». Al respecto la agencia de noticias iraní Fars informó: «Hoy, en una carta, el presidente del Parlamento pidió oficialmente al presidente que implemente la nueva ley».

Reacción de Estados Unidos:

Hacia 2018, el presidente republicano Donald Trump, tomaba la decisión de retirarse del convenio internacional firmado con las demás potencias europeas. Pero diferente es lo que tiene planeado Joe Biden, el presidente electo de Estados Unidos, quién asumirá el 20 de enero de 2021, que ya ha anticipado que devolverá al país al acuerdo y está de acuerdo en levantar las sanciones actuales si Teherán vuelve a “cumplir estrictamente el pacto nuclear”. A su vez, ha declarado para The New York Times que “va a ser difícil”, pero que “lo último que necesita esa parte del mundo es una creación de capacidad nuclear”.

“Ahora hay más presión sobre el Gobierno del (presidente) Hasan Rohaní para que se asegure de la vuelta de EE UU al JCPOA (el Plan de Acción Integral Conjunto, el pacto nuclear, en sus siglas en inglés)”, ha tuiteado Ariane Tabatabai, investigadora para Oriente Próximo en el think tank German Marshall Fund y en la Universidad de Columbia.

La decisión de los legisladores iraníes puede ser un gran desafío para Joe Biden y el regreso al acuerdo nuclear debido a que existe una tradición demócrata de mantener una política conciliadora con respecto a Irán.

Fuente: El País, BBC.

Deja una respuesta