Compartir en:

El Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) y Yihad Islámica han asegurado a primera hora de este miércoles que los ataques con proyectiles contra territorio de Israel continuarán «hasta que el enemigo ponga fin a su agresión», en medio de un nuevo recrudecimiento del conflicto desde el lunes que ha dejado hasta el momento 35 palestinos y cinco israelíes muertos.

La Sala Conjunta que integran los brazos armados de ambas facciones, consideradas como grupos terroristas por Israel, ha señalado que la bautizada como operación ‘Espada de Jerusalén’ continúa» para proteger al pueblo y los lugares sagrados», en lo que ha descrito como «una batalla sagrada», según ha informado la agencia palestina de noticias Maan.

En este sentido, han confirmado el lanzamiento de «más de 300 cohetes y proyectiles» contra territorio israelí durante la jornada del martes, en lo que han descrito como la «mayor» operación de este tipo «en la historia del conflicto».

Por otra parte, han hecho un llamamiento a los palestinos en Cisjordania, Jerusalén Este e Israel para que «golpeen al enemigo donde sea posible». «Tienen los medios para que el enemigo ponga fin a sus acciones contra nuestros lugares santos y nuestro pueblo», ha remachado la Sala Conjunta.

El Ejército de Israel ha indicado a través de su cuenta en la red social Twitter que durante las últimas 38 horas han sido disparados más de 1.050 cohetes contra el sur y el centro de Israel. «Esto debe parar», ha manifestado, mientras mantiene sus bombardeos contra la Franja.

En este sentido, ha asegurado haber «neutralizado» al jefe de Inteligencia Militar de Hamás, Hasán Kaogi y a su ‘número dos’, Uail Isa, quien era además jefe del Departamento de Contraespionaje e Inteligencia Militar. «Parece que nuestra información de Inteligencia era mejor», ha añadido.

Hidai Zilberman, portavoz del Ejército israelí, ha asegurado que el sistema antiaéreo ‘Cúpula de Hierro’ ha interceptado entre el 85 y el 90 por ciento de los proyectiles disparados contra zonas pobladas, antes de adelantar que Hamás podría mantener el ritmo de ataques durante unos días, según el diario ‘The Times of Israel’.

«El aguante de Hamás se está acabando, pero es una organización con aguante. No terminará en 24 horas», ha sostenido. El Gobierno israelí aprobó el lunes una campaña de bombardeos contra el enclave, descartando por el momento la posibilidad de una incursión terrestre.

Israel habría rechazado, por otra parte, la propuesta planteada por Naciones Unidas y Egipto de un alto el fuego con Hamás, según la agencia estatal turca de noticias, Anatolia, y recogen medios israelíes. Presuntamente, Egipto y Naciones Unidas estarían trabajando para lograr detener los enfrentamientos.

Los nuevos enfrentamientos han estallado después del aumento de las tensiones en Jerusalén, al alza por las órdenes de desahucio de familias palestinas en el barrio de Sheij Jarrá, en Jerusalén Este, que se recrudecieron durante los últimos días para protestar contra la represión por parte de las fuerzas de seguridad israelíes, que dejaron cientos de palestinos heridos.

Fuente: Europa Press / Agencia EFE