Estados Unidos retira a Sudán de la lista negra

Compartir en:

Estados Unidos ha retirado este lunes (14/12/2020) a Sudán de su lista de países que apoyan el terrorismo, en la que se encontraba desde 1993, una medida que se espera pueda alentar las inversiones extranjeras y ponga punto final al bloqueo económico y financiero al país debido que al pertenecer al listado se impedía a las demás naciones comerciar e invertir en Sudán, estableciendo sanciones en el caso de que se concretara una transacción.

El primer ministro sudanés, Abdallá Hamdok, celebró la noticia que Sudán se haya «emancipado del bloqueo internacional y mundial»:  «Después de más de dos décadas, anuncio a nuestro pueblo la salida del nombre de Sudán de la lista de países patrocinadores del terrorismo y nuestra emancipación del bloqueo internacional y mundial», manifestó en su página de Twitter. A su vez, Hamdok apuntó que la salida de esta «lista negra» ayudará al país a implementar una reforma económica, atraer inversiones, crear oportunidades de trabajo para los jóvenes y a poder efectuar transferencias desde y hacia el exterior, mientras que apuntó que el país recobrará «su senda natural en los próximos tres años».

Lo cierto es que el Gobierno sudanés necesita imperiosamente salir de la lista para poder acceder a la ayuda de los organismos multilaterales de crédito en medio de una profunda crisis económica que amenaza todo el proceso de transición.

La decisión por la cual Washington había tomado esta medida en 1993 de caratular a Sudan como país patrocinador del terrorismo se debió tras la acusación de una supuesta relación que mantenía el presidente sudanés, el islamista Omar Al Bashir, con la organización terrorista Al Qaeda, cuyo jefe, Osama Bin Laden, se hospedó en el país en los años noventa.

Desde la página de Facebook, la Embajada de Estados Unidos en Jartum comunicaba: «Puesto que el periodo de notificación en el Congreso, de 45 días, expiró, el secretario de Estado firmó una notificación que anula la designación de Sudán como un Estado que apoya el terrorismo. La medida es efectiva a partir de este 14 de diciembre».

El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció el 19 de octubre la retirada de Jartum de esa lista negra, pero no se lo notificó formalmente al Congreso hasta el 26 del mismo mes después de que Sudán anunciara la normalización de sus relaciones con Israel, presionado por Washington que persigue una política de conciliación y normalización con Oriente Medio como ya se ha demostrado en los “Acuerdos de Abraham” con Israel, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, entre otros. Pero la relación Jartum-Washington había empezado a formar parte nuevamente de la agenda de política exterior de Oriente Media durante el período presidencial del demócrata Barack Obama, cuando Omar Al Bashir, inició un proceso de cooperación en la lucha antiterrorista, que acelerado por la revuelta popular desembocó en el derrocamiento de Al Bashir en abril de 2019.

La salida de Sudán está demarcado fuertemente con la última sanción económica, ya que el acuerdo que prevé que Jartum indemnice con 335 millones de dólares a los familiares de víctimas de atentados perpetrados en 1998 por Al Qaeda contra las embajadas de Estados Unidos en Kenia y Tanzania con un saldo mayor a 200 muertos y del bombardeo del destructor USS Cole en 2000 en aguas del Golfo de Adén, considerado a Sudán como cómplice de los ataques por parte de los tribunales de Estados Unidos. Esta ha sido la condición que ha sido impuesta para poder ser removido de la lista negra.

Las autoridades sudanesas están a la espera de obtener la inmunidad legal en los asuntos relacionados con atentados pasados, para lo que se necesita un sustento legal que está en tratamiento en el Congreso estadounidense que debe proclamar la “paz legal”.

Con la salida de Sudán de la lista de naciones que apoyan el terrorismo, solo permanecerían en ella Irán, Siria y Corea del Norte.

Fuente: Infobae/Clarín/CNN

Deja una respuesta