Elecciones en Brasil: Jair Bolsonaro y Lula da Silva sufren duros golpes

Compartir en:

La centroderecha ganó este domingo (29.11.2020) en las elecciones municipales donde se disputaban las alcaldías de Sao Paulo y Río de Janeiro, ciudad, esta última, donde el «bolsonarismo» sufrió un nuevo golpe tras la derrota del actual regidor, el obispo evangélico Marcelo Crivella, en la segunda vuelta de las elecciones municipales de Brasil.

El 25% del total de votantes, unos 38 millones de electores, estaban llamados a las urnas para elegir alcaldes en el balotaje en 57 grandes ciudades de Brasil, entre ellas Recife, donde el Partido de los Trabajadores (PT) del expresidente Lula da Silvia, perdió la posibilidad de ganar una capital de gran importancia.

Jair Bolsonario se encuentra actualmente sin formación tras haber abandonado el año pasado el Partido Social Liberal (PSL) por disconformidades con sus líderes. Durante estas elecciones decidió transferir su apoyo público a un total de 13 aspirantes, de los cuales 11 fueron derrotados en primera vuelta. De los siete alcaldes que el presidente había apoyado antes de la primera vuelta, apenas dos habían conseguido un lugar en la segunda vuelta y ambos perdieron.

Un día sin victorias para el “bolsonarismo”:

Sao Paulo:

El mayor colegio electoral del país con nueve millones de votantes, Bruno Covas, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB, orientación de centroderecha), actual alcalde obtuvo la victoria haciendo realidad las proyecciones de las encuestas que lo posicionaban como ganador. Covas cuenta con el aval de su antecesor y actual gobernador de Sao Paulo, Joao Doria. Recordemos que este último en la actualidad se encuentra en una rivalidad abierta contra Jair Bolsonaro, siendo uno de los tópicos principales la administración frente a la pandemia del COVID-19 y la elección del origen de la vacuna que será administrada en su población.

Así el centroderechista Bruno Covas se imponía el pasado domingo con un 59.37% de los votos frente al izquierdista Guilherme Boulos con el 40.63% representado al Partido Socialismo y Libertad (PSOL), apoyado por el expresidente Lula Da Silva. La reelección de Covas, en el mayor colegio electoral de Brasil era vital para el PSDB para mantenerse en el poder y posicionarse fuertemente dentro de la política brasileña, pero fue de gran ayuda para la ambición presidencial del gobernador paulista Joao Doria, quien empujó la campaña de su aliado.

Río de Janeiro:

Eduardo Paes, quien obtuvo 64.11% de los votos tras recibir el apoyo de una coalición de partidos que tienen en común una antipatía hacia al mandatario Jair Bolsonaro, obtuvo la Alcaldía. Su rival, Crivella, tuvo un porcentaje por detrás con un 38.89, que contaba con el aval del líder de la ultraderecha brasileña, manteniendo las esperanzas de obtener una victoria tras los golpes sufridos a aquellos candidatos que le había dado su bendición, pero fueron eliminados de la discusión en la primera vuelta.

Paes, del centrista Demócratas (Dem), se alzaba con el 64,11% de los votos válidos contra 35,89% de Crivella cuando estaba contabilizado el 98,74% de los votos, y tendrá a partir de 2021 su tercer mandato al frente de Río de Janeiro.

Paes ya había sido el más votado en la primera vuelta, el pasado 15 de noviembre, con el 37 % de los votos frente al 21,86 % de Crivella, el candidato apoyado por el presidente Bolsonaro, un dirigente del partido derechista Republicanos y obispo de la Iglesia Universal del Reino de Dios, el grupo evangélico más influyente del país. Según lo indica la legislación brasileña tuvieron que disputar un balotaje debido a que es lo que se manifiesta las ciudades con más de 200.000 electores en que ninguno de los candidatos obtiene la mayoría absoluta.

Tras conocer su victoria Paes afirmó: «Quienes nos apoyaron quisieron dar un ‘no’ contundente a ese gobierno reaccionario que se hizo cargo de nuestra ciudad los últimos cuatro años». Agregó: «Es una victoria de la política. Basta del extremismo en Brasil», durante su discurso en el que tocó asuntos de alcance nacional. Además, saludó el triunfo de Covas en San Pablo, un anticipo de las conversaciones que se continuarán entre el PSDB y el DEM, fortalecidos ayer, para construir una fórmula para 2022.

No hay que olvidar que Paes está imputado en un proceso por corrupción pasiva y lavado de dinero, acusado de haber recibido de Odebrecht donaciones ilegales para sus campañas electorales por 10,8 millones de reales (unos 2 millones de dólares) a cambio de favorecer a la constructora en contratos públicos. También se encuentra vigente una investigación por su responsabilidad en fraudes en licitaciones públicas para obras que Río usó en los Juegos Olímpicos de 2016 y en una red de pago de sobornos para la construcción de una importante vía de la ciudad.

En Fortaleza, capital de Ceará en el noreste y quinta mayor ciudad del país, el Capitán Wagner, el otro candidato bolsonarista que compitió ayer, perdió de forma ajustada con el izquierdista José Sarto.

Sin gobierno para el PT

La izquierda brasileña tampoco consiguió salir fortalecida en estas elecciones de segunda vuelta. Las dos capitales donde el PT mantenía su interés en posicionarse como vencedor, Recife y Victoria (nordeste), cayeron este domingo, consagrando así la imposibilidad de que el PT gobierne ninguna capital brasileña durante el próximo período.

Recife: María Arraes, ahijada política de Lula, perdió las elecciones frente a su primo Joao Campos, que tan sólo con 27 años se convirtió en el alcalde electo más joven en una capital de Brasil.

Vitoria: El candidato del partido Republicanos, el comisario Lorenzo Pazolini, se posicionó fuertemente ante el progresista Joao Coser con 58.20% de los votos.

Bolsonaro denuncia fraude en EE. UU. y en Brasil:

En Brasil, el voto es obligatorio y se hace mediante urna electrónica, una modalidad que ha sido puesto en duda por Bolsonaro. El líder ultraderechista no sólo cuestionó hoy el sistema electrónico de Brasil, sino que aprovechó la cita para denunciar el «fraude» en los comicios estadounidenses, donde el voto es en papel. Afirmó:  «La prensa no lo divulga, pero yo tengo mis informaciones, y no sirve de nada decírselas a ustedes porque no las van a divulgar, de que realmente hubo muchos fraudes (en las elecciones de Estados Unidos)», haciendo referencia a la posibilidad de fraude electoral también en Washington que le dio la victoria al candidato demócrata Joe Biden, es por ello que todavía no ha enviado sus felicitaciones al próximo mandatario norteamericano.

Las elecciones municipales se enmarcan dentro de pautas por asuntos locales, suelen funcionar como termómetro en la política brasileña, debido a las futuras elecciones presidencial de 2022, donde Bolsonaro apunta a una relección, permite visualizar cuales serán las orientaciones de las principales ciudades y preparar una propuesta electoral acuerdo al ánimo de sus ciudadanos.

Fuente: DW, La Nación, Clarín.

Deja una respuesta