Compartir en:

El gobierno argentino decidió cortar la transmisión del acto del Mercosur que tenía como objetivo mostrar el traspaso de la presidencia pro témpore del bloque comercial, que le corresponde ahora a Brasil.

Lo hizo inmediatamente después de que Alberto Fernández pronunciara su discurso, dejando a sus pares sin posibilidad de exponer en vivo sus mensajes.

Al tener la titularidad del mandato regional, Argentina era la anfitriona y organizadora de la ceremonia diplomática. Sin embargo, solo resaltaron las palabras del dignatario local.

La invisibilización del resto fue comunicada a los demás presidentes del Mercosur apenas 10 minutos antes de iniciarse el protocolo que tenía por objeto hacer público el traspaso de mando de Fernández a su par brasileño Jair Bolsonaro. De esta forma, las demás cancillerías debieron implementar de urgencia mecanismos de streaming para poder hacer públicos los discursos de la cumbre.

Los gobiernos de los países miembros se vieron sorprendidos por la extraña manera en que Argentina impuso las condiciones de la ceremonia.

En su mensaje, Fernández señaló que “nadie se salva solo”, en referencia a las posturas más aperturistas de los otros miembros, y en especial a la del gobierno uruguayo quien horas antes había anunciado que buscaría nuevos acuerdos por fuera del bloque. “Es a través de más integración regional y no de menos integración regional, que estaremos en mejores condiciones de producir, comerciar, negociar y competir”, planteó el presidente argentino.

Por otro lado, al asumir la presidencia del bloque Bolsonaro señaló la posibilidad de “flexibilizar” las normativas del Mercosur para permitir negociaciones con nuevos países. “Debemos tratar la flexibilización de negociaciones con países externos”.

“No podemos dejar que el Mercosur siga siendo un sinónimo de ineficiencia y desperdicio de oportunidades” agregó.

Fuente: Infobae / ABC Internacional