Compartir en:
Muchas cosas han cambiado dentro y fuera de Estados Unidos tras la marcha de Donald Trump de la Casa Blanca. Entre ellas el compromiso de la primera economía del mundo con las instituciones globales. Y los países del grupo de las siete principales economías del mundo, el G-7, —que integran Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido, que ostenta la presidencia rotatoria este año— han querido dejar patente ese cambio.
Tras el encuentro virtual que han mantenido este viernes, los líderes del G-7 se han comprometido a intensificar la cooperación internacional para hacer frente a la crisis provocada por la pandemia de la covid-19 y a “trabajar juntos y con otros para hacer de 2021 un punto de inflexión para el multilateralismo”, subraya el comunicado. Se ha tratado, además, del primer acto internacional del nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, así como del primer ministro italiano, Mario Draghi, cuyo país ostenta este año la presidencia rotatoria del G-20.
«Trabajaremos juntos (…) para dar forma a una recuperación que promueva la salud y la prosperidad de nuestros pueblos y de nuestro planeta», dijeron los líderes de Estados Unidos, Francia, Alemania, Reino Unido, Italia, Canadá y Japón en un comunicado conjunto.
«Se trata de una pandemia y no tiene sentido que un país se adelante, debemos avanzar juntos», agregó el primer ministro británico Boris Johnson, cuyo país asume este año la presidencia rotatoria del G7.
Ilustrando esa dinámica, los líderes del G7 anunciaron un total de 7.500 millones de dólares en ayudas para la inmunización contra el Covid-19. Reafirmando su apoyo «al acceso equitativo a las vacunas», subrayaron que «hoy, con el aumento de los compromisos financieros de más de 4.000 millones de dólares», el apoyo del G7 «asciende a 7.500 millones de dólares».
La canciller alemana Angela Merkel por su parte que Alemania y otros países ricos deberían dar parte de sus propias reservas de vacunas a los países en desarrollo, además de dinero, para acabar con el coronavirus.
“La pandemia no habrá terminado hasta que todas las personas del mundo hayan sido vacunadas», dijo la líder alemana.
Merkel no mencionó porcentajes específicos de las vacunas que deberían entregarse a los países más pobres, pero aseguró que su país aportará 1.500 millones de euros más a la lucha global contra la pandemia. Alemania se convierte así en el «primer donante» global a los esfuerzos multilaterales para atajar el coronavirus.

Durante la cumbre virtual, Angela Merkel saludó por otra parte el «multilateralismo reforzado» por la llegada al poder en Estados Unidos del demócrata Joe Biden.

«El multilateralismo volverá a tener una mejor oportunidad en el G7», dijo la canciller alemana, en referencia a las «primeras decisiones» del nuevo presidente estadounidense, como el regreso de Estados Unidos en el Acuerdo Climático de París.
El medio ambiente, en el centro de las preocupaciones del G7
Los lideres también compartieron sus intenciones de avanzar en el sentido de una recuperación pospandemia que tenga en cuenta al medio ambiente y la lucha contra el cambio climático.

Nueve meses antes de la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Clima (COP26), prevista para noviembre en Glasgow, los dirigentes prometieron poner “nuestras ambiciones globales sobre el cambio climático y la inversión de la pérdida de biodiversidad en el centro de nuestros planes”.
Mencionaron también “una transformación verde y transiciones energéticas limpias que reduzcan las emisiones y creen buenos empleos en una senda hacia el cero neto a más tardar en 2050”.

Una mayor apertura económica: Este grupo de siete países, que representan casi la mitad de la economía mundial, mira claramente más allá de la crisis del coronavirus para impulsar una recuperación que fomentaría el libre comercio.

En el comunicado, los líderes afirman que el G7 promoverá la apertura económica, un «sistema de comercio multilateral basado en normas, modernizado, más libre y más justo» y la «libre circulación de datos con confianza».

El presidente francés, Emmanuel Macron, destacó especialmente la regulación de las redes sociales y de los gigantes digitales para preservar la libertad de expresión.

Fuente: France 24, El País Internacional, EFE, AFP y Reuters.