El FMI aprueba crédito a Ecuador para su reactivación productiva

Compartir en:

El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó este jueves un nuevo acuerdo económico con el país, denominado Facilidad Extendida de Financiamiento (EFF por sus siglas en inglés) por USD 6.500 millones hasta el año 2022. Se trata de un préstamo atado a un programa o plan en el que el Gobierno ecuatoriano se compromete a cumplir ciertas metas, las cuales serán revisadas periódicamente. Si las mismas se cumplen, el Fondo seguirá haciendo los desembolsos trimestralmente. 

El primer desembolso será de USD 2.000 millones y está previsto que llegue a las arcas fiscales del país este mismo viernes. 

“Estos recursos nos permitirán reducir obligaciones pendientes (atrasos con proveedores, jubilados, Seguridad Social, etc.), reactivar la economía, aumentar la protección social y fortalecer la dolarización”, aseguró el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno. 

El documento en el que se detallan los compromisos como parte del acuerdo se conoce como “carta de intención”, y debe estar firmado por el Ministro de Finanzas ecuatoriano, Richard Martínez, y dirigido a la directora del Fondo, Kristalina Georgieva. 

Además de la carta de intención, el programa comprende un documento que detalla los objetivos o umbrales cuantitativos de indicadores económicos. 

Entre los objetivos se busca mejorar la transparencia en la contratación pública y la promoción de la transparencia de la deuda, la adopción de una legislación anticorrupción antes de fin de año para proteger las arcas públicas, catalizar la inversión privada, promover la creación de empleo e impulsar el potencial de crecimiento. Además, se pacta la oportuna y precisa entrega de datos fiscales por parte de entidades del sector público no financiero para mejorar el seguimiento y la gestión de las finanzas públicas.

Según el FMI, las autoridades de Ecuador se han comprometido a replegar las medidas relacionadas con la crisis conforme la economía empiece a recuperarse. 

Implementar una reforma tributaria progresiva a mediano plazo y medidas de reducción de gasto que apunten a alinear a Ecuador con a sus pares regionales. 

La deuda pública debe volver al tope de 57% en relación al PIB para finales de 2025. Hasta agosto, la deuda pública es 61,40% del PIB. 

Formular una estrategia de manejo de la deuda, de las obligaciones de corto plazo, para mejorar la estructura de vencimiento y costo de los pagos de amortización en 2022.

Ecuador tenía vigente un acuerdo con el FMI por un USD 4.000 millones desde el año 2019, pero fue cancelado en mayo de este año debido a los efectos de la pandemia. El país andino se vio seriamente afectado por el avance de la pandemia del COVID-19, y se prevé que pueda caer hasta un 10% este año. 

Fuente: El Comercio

Deja una respuesta