El Congreso peruano destituye al presidente Vizcarra por “permanente incapacidad moral”

Compartir en:

En la noche de este lunes 9 de noviembre, el Congreso de Perú votó afirmativamente la “moción de vacancia” contra el presidente Martín Vizcarra por «permanente incapacidad moral», obteniendo 105 votos a favor, 19 en contra y 4 abstenciones, superando ampliamente el mínimo constitucional de 87 votos. Este desenlace supuso una sorpresa dado que, en la previa de este juicio político, y a pesar de que eran varios los legisladores que pensaban votar afirmativamente, nada hacía suponer que se llegarían a los votos necesarios para que la moción de vacancia prospere. Recordemos que Vizcarra fue electo vicepresidente en las elecciones de 2016 y asumió la presidencia en 2018 luego de que Pedro Pablo Kuczysnki, quien fuera electo en 2016, dimitiera por presiones del parlamento (luego de haber sorteado una moción de vacancia). De esta forma, el jefe del Congreso, Manuel Merino, asumirá y se convertirá en el tercer presidente en cuatro años; completando el mandato que finaliza el próximo 28 de julio de 2021.

En la mañana de este lunes, dio inicio la moción de vacancia a raíz de la acusación contra Vizcarra de haber recibidos sobornos (unos U$S 650.000 a cambio de conceder dos obras públicas) cuando era gobernador de la provincia de Moquegua (2011-2014). El propio presidente acudió temprano al recinto parlamentario para hacer personalmente los descargos contra la acusación. “No existe prueba de flagrancia de un delito, ni habrá porque no he cometido un delito, no he cobrado soborno (…) Son hechos falsos, no corroborados, recién está empezando un proceso de investigación, son hipótesis”, dijo el ahora expresidente. Vizcarra también criticó que se usara como prueba dos informes periodísticos que citaban una investigación de carácter preliminar y que la acusación no fue aceptada por la Fiscalía. A su criterio, este procedimiento constitucional no debía ser usado “como arma política (…) cada mes y medio”; además de significar una amenaza a la gobernabilidad. Recordemos que el pasado 19 de setiembre, ya se había realizado una moción de vacancia contra el presidente, que el Congreso rechazó. Luego se hacerse oficial la destitución, Vizcarra declaró: «Durante estos 2 años y 8 meses de gobierno ustedes han sido mi mayor soporte y fortaleza. Juntos construimos este camino (…) Me voy con la conciencia tranquila, la frente en alto y el deber cumplido. Hasta otra oportunidad».

Lo cierto es que este resultado evidenció el poco apoyo parlamentario de Vizcarra, quien no tenía ninguna bancada oficialista en la cámara. No hubo cuestiones ideológicas en disputa, dado que tanto el presidente como la mayoría parlamentaria son de centroderecha. En tanto, casi todas las bancadas, hubo una actitud hostil hacia el mandatario; acusándolo de “mentiroso”, “inmoral”, “corrupto” y de ser el responsable de la inestabilidad política del país. A su vez, varios diputados manifestaron que votarían la vacancia “por el país”, sin considerar “cálculos políticos” ni “presiones mediáticas”, en referencia a los pedidos de calma y responsabilidad que hicieron medios de comunicación, gremios empresariales y asociaciones de la sociedad civil, ante el riesgo a la estabilidad nacional que supondría la caída del Ejecutivo. Es menester destacar que las últimas encuestas muestran que Vizcarra cuenta con un apoyo popular cercano al 80%, mientras que el Congreso enfrenta una desaprobación del 59%; y Merino, sucesor de Vizcarra, un 72% de desaprobación. Todo esto, en un contexto de pandemia de la Covid-19 que en Perú viene dejando un saldo de 920.000 contagiados y 35.000 decesos.

Por último, el portal Infobae apunta que Vizcarra podría pedir refugio en Bolivia, dado que mantiene una buena relación de hace años con el recientemente nombrado presidente de este país, Luis Arce.

 

Fuente: Infobae / El Observador / BBC / DW / France 24

Deja una respuesta