Compartir en:

Corea del Norte destruyó su oficina de enlace conjunta con Corea del Sur, ubicada cerca de la ciudad fronteriza de Kaesong, según funcionarios surcoreanos. El Ministerio de Unificación de Corea del Sur confirmó que a las 14:49 hora local de la explosión.

La demolición del edificio, que está ubicado en territorio norcoreano y donde no había personal surcoreano, es en gran parte simbólica. Pero es, probablemente, lo más provocador que ha hecho Corea del Norte desde que abrazó la diplomacia nuclear en 2018 tras un enfrentamiento con Estados Unidos que despertó temores de guerra. El incidente supone un serio revés a los esfuerzos del presidente liberal del Sur, Moon Jae-in, para restaurar las relaciones entre las dos naciones rivales.

La oficina de enlace, que ha estado vacía desde enero debido a las restricciones impuestas por la pandemia de covid-19, fue inaugurada en septiembre de 2018 para ayudar a las dos Coreas a comunicarse de manera regular por primera vez desde la Guerra de Corea.

La medida de hacer explotar este edificio fue tomada solo unas horas después de que Corea del Norte renovara las amenazas de acción militar contra el Sur.

Las tensiones entre Corea del Norte y Corea del Sur se han intensificado durante las últimas semanas, impulsadas por grupos de desertores en el sur enviando propaganda al norte. La hermana del líder norcoreano, Kim Yo-jong, había amenazado con demoler la oficina en una «escena trágica» en un comunicado enviado en el fin de semana.

La destrucción violenta por parte de Corea del Norte de la oficina de enlace en Kaesong es un golpe simbólico para la reconciliación y la cooperación intercoreana «, dijo Leif-Eric Easley, profesor de la Universidad Ewha en Seúl.

Según la agencia de noticias oficial del Norte, la Agencia Central de Noticias, la oficina se destruyó con una “terrible expresión” porque su “enojado pueblo” estaba decidido a “obligar a (la) escoria humana y a aquellos que han protegido a la escoria a pagar caros sus delitos», en una aparente referencia a los desertores norcoreanos que desde hace años lanzan panfletos con propaganda antinorcoreana a través de la frontera.

Imágenes de la agencia de noticias surcoreana Yonhap mostraron una columna de humo saliendo de lo que parecía ser un complejo de edificios. La zona forma parte de un parque industrial intercoreano, ahora cerrado, donde estaba la oficina de enlace.

Desde principios de este mes, Pyongyang, que tiene un largo historial de presiones al Sur cuando no logra concesiones de Washington, multiplica los ataques verbales contra su vecino, sobre todo contra los desertores norcoreanos que desde el Sur envían folletos de propaganda hacia el norte por encima de la zona desmilitarizada (DMZ) entre las dos Coreas.

Además, la detonación de la oficina se produjo horas después de que el ejército norcoreano amenazó con volver a instalarse en las zonas desmilitarizadas bajo los tratados de paz entre las dos naciones, algo que según los expertos podría crear amenazas de seguridad para el Sur a lo largo de las fronteras terrestres y marítimas.

De acuerdo con la oficina presidencial surcoreana, el asesor de seguridad nacional Chung Eui-yong, quien viajó entre Pyongyang y Washington para ayudar a fijar la primera cumbre entre Kim y Donald Trump en junio 2018, convocó una reunión de emergencia del Consejo Nacional de Seguridad para discutir lo ocurrido.

Fuente: BBC / Infobae