Compartir en:

El secretario de Relaciones Económicas de Argentina, Jorge Neme, confirmó este viernes el rechazo de dicho país a la propuesta uruguaya de flexibilizar el mecanismo de negociaciones por fuera del bloque.

Esta es una propuesta con la que insiste Uruguay (y que cuenta con el apoyo de Brasil) que busca permitir que los miembros del bloque económico puedan negociar de manera individual. Los Gobiernos de Uruguay y Brasil vienen planteando ya desde hace tiempo la necesidad de flexibilizar las normas que impiden que los países miembros del Mercosur negocien acuerdos comerciales con otros mercados de manera independiente y no como bloque.

«No compartimos la posición de que cada país inicie negociaciones de manera individual», expresó Neme, en declaraciones durante un encuentro empresarial difundidas en un comunicado por la Cancillería argentina.

Tanto una eventual flexibilización de las normas para las negociaciones comerciales como una posible reducción del Arancel Externo Común (AEC) del bloque integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay dominan la agenda del Mercosur este año y serán abordados nuevamente por los cancilleres de los cuatros socios en una reunión prevista para el próximo martes en Buenos Aires.

Ambos asuntos dividen aguas entre los miembros de la unión, donde las decisiones se adoptan por consenso. Por un lado, Uruguay y Brasil insisten en la necesidad de “abrir” el Mercosur. Sin embargo, Argentina, quien ocupa la presidencia del bloque este semestre, se opone a esto y hace hincapié en la necesidad de negociar como un grupo unido, tal como marca el Tratado de Asunción.

“La fortaleza del Mercosur está en una proyección internacional conjunta, que le da mayor capacidad de negociación (…) Es clave pensar que para la reconstrucción del tejido social y productivo es necesario fortalecernos como bloque y no pensar en salidas individuales”, afirmó el secretario argentino.

“El Mercosur tiene que respaldarse en el artículo 1 del Tratado de Asunción, que manifiesta que las negociaciones con terceros países y bloques regionales se hacen en conjunto”, añadió.

No obstante, reconoció la necesidad del grupo de conectarse “con más intensidad con el mundo”.

Por otra parte, Neme dijo que los socios están «tratando de superar» sus diferencias respecto a una posible rebaja del AEC del bloque, cuyo proceso de revisión comenzó hace dos años. El AEC del Mercosur es de un máximo del 35 %, pero el promedio aplicado es del 12 %, frente a una media global del 5,5 %.

Tanto Uruguay como Brasil promueven una reducción arancelaria sustancial y amplia, pero Argentina, tradicionalmente más proteccionista, ha presentado en abril último una propuesta para rebajas más moderadas y selectivas que no afecten a manufacturas nacionales sin capacidad para competir con importaciones desde otros mercados.

Fuente: El País (Uy) / La República (Uy)