Compartir en:

El informe, presentado a principios de abril por el Ministerio de Seguridad del Estado a los principales líderes chinos, incluido el presidente Xi Jinping, concluyó que la molestia global contra China está en su punto más alto desde la represión de la Plaza Tiananmen de 1989.

Por otra parte, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China en un comunicado en respuesta a las preguntas de Reuters sobre el informe dijo que no tenía información relevante. Y Reuters no pudo tampoco determinar en qué medida la cruda evaluación descrita en el documento refleja las posiciones sostenidas por los líderes de China y en qué medida, en todo caso, influiría en la política.

Pero la presentación del informe muestra cuán en serio el régimen se toma la amenaza de una reacción violenta que podría afectar lo que China ve como sus inversiones estratégicas en el extranjero y su visión de seguridad.

Se considera que las relaciones entre China y Estados Unidos están en su peor momento en décadas, con la profundización de la desconfianza y puntos de fricción por acusaciones estadounidenses de prácticas comerciales y tecnológicas injustas, además de conflictos sobre Hong Kong, Taiwán y territorios en disputa en el Mar del Sur de China.

En los últimos días, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que se enfrenta a una campaña de reelección difícil porque el coronavirus se ha cobrado la vida de decenas de miles de estadounidenses y ha devastado la economía, ha estado elevando el tono de sus críticas a Pekín y amenazando con nuevos aranceles.

Mientras tanto, su Gobierno está considerando tomar represalias contra China por el brote.

En Pekín, hay una creencia generalizada de que Estados Unidos quiere contener el ascenso de China, cada vez mayor en el mundo en la medida que su economía ha ido creciendo.

El documento concluyó que Washington ve el ascenso de China como una amenaza de seguridad económica y nacional y un desafío para las democracias occidentales.

El informe también dijo que Estados Unidos pretendía debilitar al gobernante Partido Comunista socavando la confianza del pueblo.


🗞 Fuente: Diario El País / Reuters

Deja una respuesta