Compartir en:

El gobierno de Taiwán acusa a la Organización Mundial de la Salud de manipular y omitir información sobre el riesgo del nuevo COVID-19 en el mes de enero, para no poner en riesgo su relación con China.

La acusación por parte de las autoridades taiwanesas se basa en que la OMS ocultó información relevante sobre el riesgo de contagio, ya que Taipei informó a fines de 2019 a la organización que el personal médico también se estaba infectando con el virus, cuando el gobierno chino aseguraba que esto no era posible de persona a persona.
Esto se debería a que el organismo no quiso dañar su relación con el gobierno de Xi Jinping.

Vale recordar que Taiwán está excluido del foro de la OMS, porque China reconoce su territorio como propio desde el fin de la guerra civil. El gigante asiático exige desde entonces que el resto de países del mundo y organizaciones no reconozcan a Taiwán como un Estado.

Deja una respuesta