Compartir en:

La Unión Europea ha resuelto el cierre de fronteras del bloque restringiendo el ingreso de aquellos extranjeros que provengan de países que no son miembros salvo algunas excepciones. Así lo han anunciado los distintos líderes que se coordinaron mediante videoconferencia.

Esta decisión no será aplicada por Irlanda ya que tiene una zona de libe paso común con el Reino Unido quien ya no es parte del bloque. Tampoco afectará la medida a residentes de los países miembros, familiares de ciudadanos europeos ni a personal diplomático.

Según informó la Presidente de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, se coordinó la medida con Suiza, Noruega, Liechtenstein e Islandia que no son miembros de la UE pero forman parte del espacio de circulación Schengen.

La semana próxima se volverá a desarrollar una videoconferencia entre los líderes europeos con el fin de evaluar la situación de la crisis sanitaria y posiblemente coordinar nuevas medidas que pueda frenar la expansión del virus.