Compartir en:

 

 

 

 

 

En febrero de este 2020 se cumplieron 75 años de la celebración de la Conferencia de Yalta. Aunque poco conocida por su nombre, esta Conferencia llevada a cabo entre el 4 y 11 de febrero de 1945 en el palacio de Livadía, Yalta, costa sur de Crimea, tendría repercusiones harto relevantes en todo el siglo XX y en sí, en es un hito en la historia mundial.

Aunque catalogamos como no tan conocido a este evento, no podemos decir lo mismo de la foto que allí se tomó a los líderes de sus respectivos países, pasando a la historia por ser la última vez en donde Churchill (a la izquierda de la foto), Roosevelt (en el medio) y Stalin (a la derecha de la foto) coincidieron en un evento de semejante magnitud. La razón de ello, es que tan solo dos meses después, el 12 de abril de ese 1945, Roosevelt fallecía de una hemorragia cerebral, y para julio de ese mismo año, Churchill era sucedido por el líder del partido laborista Clement Atlee.

Al mismo tiempo, resulta paradójico pensar en los líderes de Estados Unidos y Rusia sentados en la misma mesa, cuando tan solo meses después iniciaría la guerra más extensa de todo el siglo XX.

Para ese entonces la segunda guerra mundial estaba mirando su fin y los interrogantes eran, qué hacer con Alemania una vez que finalizaran los ataques; cómo instituir finalmente la organización política mundial que Estados Unidos venía desarrollando hace unos años; qué iba a suceder con Polonia; y cómo se seguía adelante en la guerra con Japón.

Las principales resoluciones adoptadas en la Conferencia son las siguientes:

1. Sobre Alemania:

Se acuerda el principio del desmembramiento. Queda establecido que una vez finalizada la guerra, Alemania iba a ser dividida en varias zonas de ocupación, sin perjuicio de que en dicho momento, no se sabía en cuántas. Relacionado con ese tema, surge la discusión sobre qué hacer con Francia. El mandatario inglés quería que Francia tuviera una zona de ocupación a partir de la zona de ocupación inglesa y americana. Stalin inicialmente se opuso pero luego cedió cuando Roosevelt intervino en favor de la propuesta de Churchill.

Por otro lado, se acuerda el desarme completo y la desmilitarización de Alemania.

Por último, en lo que refiere a las reparaciones, se crea la Comisión de reparaciones, que se juntaría en Moscú y se fija el monto total de reparaciones en 20.000.000.000 dólares (20 mil millones de dólares).

2. Sobre la ONU

Fue en Dumbarton Oaks (1944) donde se concluyó el proyecto de Carta para esta futura organización, y tan sólo unos meses antes, en la Conferencia de Teherán (1943), Roosevelt le había explicado a Stalin su idea sobre la misma y sobre los ¨cuatro perros guardianes¨ (la denominación para aquellos que encabezarían la futura organización, esto es, los estados que posteriormente serían designados ¨miembros permanentes¨ del Consejo de seguridad). Por lo tanto, en Yalta eran otras las cuestiones que se venían a debatir.

El 6 de febrero el secretario de Estado Stettinius explicó cómo iba a funcionar la futura ONU, proponiendo un sistema de voto en el Consejo de seguridad. Expuso que ciertas cuestiones serian objeto de un voto por mayoría simple de siete votos en un total de once. Las cuestiones más importantes iban a exigir el voto positivo de los miembros del Consejo Permanente: otorgándoseles un ¨derecho a veto¨ a ¨los perros guardianes¨.

Los ministros de Relaciones Exteriores fijan el 25 de abril de 1945 como el día para ser celebrada en Estados Unidos la conferencia constitutiva de la organización mundial.

Respecto a cuál era el criterio de admisión de países en la futura ONU, se establece que podrían participar todos aquellos que le hubieren declarado la guerra a Alemania y hubieren firmado la declaración de las Naciones Unidas antes del 1 de marzo de 1945. Es por ello que Uruguay, así como otros países, se vieron obligados a declarar la guerra a Alemania, en tanto se trataba de un requisito constitutivo.

Pese a no ser parte de esta Conferencia, ya había consenso en que China iba a formar parte de este grupo de ¨perros guardianes¨. El rol de Francia aún era debatido.

3. Sobre Polonia

Cuestiones limítrofes: el tema sobre las fronteras estaba medianamente laudado desde la Conferencia de Teherán y se había establecido la línea Curzon como límite entre la URSS y Polonia. Se termina estableciendo como frontera la línea del rio Oder y Neisse tras la insistencia de Stalin.

Cuestión del régimen político: existía el Comité de Lublin, que era un gobierno polaco comunista creado por Stalin e instalado en Lublin tras la liberación del este de
Polonia, reconociéndose oficial en julio de 1944.

Se termina estableciendo una reestructuración del existente Comité de Lublin trayendo miembros del resto de Polonia y del extranjero para sumarse a ese futuro gobierno polaco definitivo.

4. La Declaración sobre la Europa liberada

Fue propuesta por Estados Unidos y se basaba en un nuevo orden mundial regido por el derecho. Implicaba que en todos los países liberados del nazismo, se iban a crear gobiernos provisionales y tan pronto se pudiera se iba a llamar a elecciones libres.

5. La guerra con Japón

Se establece en la Conferencia que Rusia iba a entrar en guerra con Japón, lo cual era uno de los principales objetivos de Estados Unidos, para lo cual Roosevelt tuvo que hacer ciertas concesiones.

Stalin en diciembre de 1944 ya había hablado con el embajador americano Harriman respecto a sus exigencias a cambio de la entrada en guerra. En efecto, el mandatario soviético reclamaba: (i) la anexión del sur de Sajalín y las Kuriles, (ii) el mantenimiento del status quo en Mongolia, que era el primer régimen socialista que reproducía el modelo soviético y (iii) un acceso ferroviario a través de Manchuria, hacia los dos puertos chinos de Dairen y Port Arthur.

Roosevelt acepta los primeros dos puntos pero se niega a aceptar el tercero por no querer debilitar al líder chino, Chiang Kai-shek, a quien veía como futuro gendarme de Asia. Como opción intermedia, Roosevelt propone internacionalizar los puertos y vías férreas. Stalin le plantea una solución final: Dairen sería internacionalizado y Port Arthur sería cedido a la URSS, convirtiéndolo en base militar, mientras que los ferrocarriles serían confiados a una administración chino-soviética.

Definitivamente, Roosevelt cede tras considerar la relevancia que tenía la entrada de la URSS a la guerra con Japón.