La historia e importancia del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Compartir en:

En las últimas décadas Naciones Unidas ha permitido avanzar en el reconocimiento y garantía de los derechos de las mujeres, pero aún persisten grandes lagunas y la situación de la mujer evoluciona constantemente, por lo que periódicamente surgen nuevas manifestaciones de discriminación en su contra. Se reconoce por los principales organismos internacionales el desafío de que aún algunos grupos de mujeres afrontan formas adicionales de discriminación, por ejemplo, por razones de edad, origen étnico, nacionalidad, religión, estado de salud, estado civil, educación, discapacidad y condición socioeconómica. (ONU, 2020). Que forman parte de un sistema estructural que se manifiesta en diversos países del mundo, de diferentes culturas, idiomas, religiones y nacionalidades. Lo que le lleva a ser un obstáculo aún más difícil de afrontar y que requiere de un reconocimiento generalizado de esas violaciones, para poder avanzar en la protección cabal de los derechos de las mujeres. 

 

Una de las formas de reconocimiento de esos obstáculos y de la necesidad de avanzar, es la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.Lo cual parte del ímpetu de mostrar respeto y honrar a las hermanas Mirabal, tres activistas políticas de la República Dominicana que fueron brutalmente asesinadas el 25 de noviembre de 1960 por agentes del Servicio Militar dominicano, siguiendo órdenes de su gobernante Rafael Trujillo. Aunque de manera extra-oficial, los orígenes del reconocimiento de este día se remontan a 1981, cuando militantes y activistas en favor del derecho de la mujer lanzaban sus protestas ante la violencia de género, conmemorando lo sucedido a las hermanas Mirabal.  Desde ese momento, en toda Latinoamérica comenzaron a gestarse movilizaciones en esa fecha, que luego se conmemoraría también en otros países del mundo.  

 

Las Naciones Unidas, como organismo universal que contempla el compromiso de la protección de los derechos humanos fundamentales, ha adoptado herramientas en la lucha por la violencia basada en el género. Dos años antes al reconocimiento de este día (1979), las Naciones Unidas consiguieron la aprobación de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer. Sin embargo, la violencia contra mujeres y niñas continuó (y continúa) siendo un grave problema a nivel mundial, por lo que se precisaba una normativa concreta en este aspecto. El Centro para el Liderazgo Global de Mujeres de la Universidad de Rutgers, en Estados Unidos, lanzó en 1991 la campaña “16 días de activismo contra la violencia de género”. Cada año desde entonces, durante dieciséis días consecutivos, se llevan a cabo acciones para erradicar la violencia contra las mujeres y las niñas en todo el mundo. (EOM, 2020). 

 

Luego, en 1993, la Asamblea General de la ONU aprobó la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer, definiendo el concepto de violencia contra la mujer y reiterando el derecho de las mujeres a la igualdad, la seguridad y la dignidad.  Sentando las bases para un futuro libre de violencia de género. Finalmente, en el año 2000, la ONU declaró oficialmente el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. (EOM, 2020)

 

A su vez, en el ámbito de la concienciación, la Asamblea General adopta en el año 2000 la resolución, que designaba el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, invitando a gobiernos, organizaciones internacionales y a ONG a tomar manos en el asunto y coordinar actividades todos los años sobre esta fecha que eleven la conciencia pública.(ONU, 2020)

 

Otro firme paso adelante fue la campaña «ÚNETE para Poner Fin a la Violencia contra las Mujeres», puesta en marcha en desde 2008 hasta el día de hoy. Su cometido es aumentar el nivel de concienciación sobre el problema y buscar soluciones políticas para solventarlo. (ONU, 2020). Más recientemente, y en relación con el Objetivo 5 para la igualdad de género de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, la ONU y la Unión Europea han puesto en marcha la Iniciativa Spotlight. Este proyecto pretende visibilizar la violencia contra las mujeres y avanzar hacia la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas a nivel global. (EOM, 2020)

 

Hasta la fecha, solo dos de cada tres países han prohibido la violencia doméstica, mientras que en 37 estados todavía no se juzga a los violadores si están casados o si se casan posteriormente con la víctima. Además, en otros 49 estados todavía no existe legislación que proteja a las mujeres de la violencia doméstica.(ONU, 2020).

 

En el informe de Naciones Unidas, referidos a 87 países y recolectados entre 2005 y 2016, el 19% de las mujeres de entre 15 y 49 años de edad, dijeron haber experimentado  violencia física o sexual, o ambas, a manos de su pareja.  En 2012, casi la mitad de las mujeres víctimas de un homicidio intencional en todo el mundo fueron asesinadas por su pareja o un familiar.  (ONU, Colombia, 2020)

 

En términos de Naciones Unidas, en forma general, la violencia se manifiesta de forma física, sexual y psicológica e incluye: La violencia por un compañero sentimental (violencia física, maltrato psicológico, violación conyugal, femicidio); La violencia sexual y acoso (violación, actos sexuales forzados, insinuaciones sexuales no deseadas, abuso sexual infantil, matrimonio forzado, acecho, acoso callejero, acoso cibernético); La trata de seres humanos (esclavitud, explotación sexual); La mutilación genital, y matrimonio infantil.

 

Principalmente, los efectos psicológicos adversos de la violencia contra las mujeres y niñas, al igual que las consecuencias negativas para su salud sexual y reproductiva, afectan a las mujeres en toda etapa de sus vidas. (ONU, 2020). Por este motivo, es necesaria una lucha indiscriminada para la erradicación de la violencia contra las mujeres, dado que las secuelas de la violencia perduran por el resto de su vida y le afectan en el desarrollo de su personalidad y dignidad. 

 

La violencia contra la mujer sigue siendo un obstáculo para alcanzar igualdad, desarrollo, paz, al igual que el respeto de los derechos humanos de mujeres y niñas. En particular, con el confinamiento al que se ven sometidas las familias en diferentes partes del mundo a causa de la pandemia de coronavirus,  ha llevado a un aumento en los grados de violencia contra la mujer, incluso aumentando los femicidios. Es por ello que se hace necesaria una gran campaña de información y búsqueda de protección de sus derechos. Hacia el futuro, y en el compromiso de la comunidad internacional frente a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030, de no dejar a nadie atrás, no podrá cumplirse sin primero poner fin a la violencia contra mujeres y niñas. 

 

Bibliografía 

  1. Organización de las Naciones Unidas (2020). “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer 25 de noviembre : Antecedentes”. Recuperado de https://www.un.org/es/observances/ending-violence-against-women-day/background
  2. El Orden Mundial (2020). “¿Por qué el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer se celebra el 25 de noviembre?”. Recuperado de https://elordenmundial.com/por-que-dia-internacional-eliminacion-violencia-contra-la-mujer-el-25-de-noviembre/
  3. Naciones Unidas en Colombia( 2020). “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer” . Recuperado de https://nacionesunidas.org.co/eventos/dia-internacional-la-eliminacion-la-violencia-la-mujer/
  4. Naciones Unidas (2020). “La pandemia en la sombra: violencia contra las mujeres durante el confinamiento”. Recuperado de: https://www.un.org/es/observances/ending-violence-against-women

Deja una respuesta