Compartir en:

El pasado domingo 07 de marzo de 2021, los Duques de Sussex,  Meghan Markle y el Príncipe Harry (ex altezas reales), tuvieron una controvertida entrevista con la conocida periodista estadounidense Oprah Winfrey. 

En dicha entrevista, los duques fueron muy directos, no limitaron sus respuestas en temas controversiales y dejaron ver a los televidentes un poco más de lo que ocurre dentro de la corona británica. 

Dentro de los temas conversados con Winfrey, estuvieron la presión pública, el protocolo real, salud mental, e incluso el racismo del que fueron víctimas dentro de la institución. 

Sobre este último aspecto, Meghan Markle impactó a la conductora, al hacerle saber que dentro de la Corona hubo preocupación y especulación sobre el color de piel que tendría el hijo de los duques, al ser producto de una relación birracial. 

La duquesa de Sussex comentó que ciertos miembros senior de la institución sacaron a relucir el tema de “qué tan oscura sería la piel del bebé cuando naciera, por lo que significa o cómo se vería para la corona”. Winfrey, preguntó directamente si las preocupaciones eran que su hijo fuese “demasiado moreno” y si eso era un inconveniente, a lo que Markle respondió que “esa deducción era bastante acertada”. 

Da a entender entonces, la gran preocupación que causaba cuál sería la imagen que daría tener una persona afrodescendiente (sin ser de adhesión) entre los miembros de la corona británica. Por su parte, el Príncipe Harry aseguró haber mantenido esa conversación con algún miembro de su familia, pero decidió no revelar la identidad de la persona con quién había tenido esa discusión. 

Archie Harrison Mountbatten Windsor nació el 6 de mayo de 2019, ganándose el séptimo lugar en la línea de sucesión al trono. A diferencia de sus primos (tercero, cuarto y quintos en línea al trono), hijos de los Duques de Cambridge, Archie no posee ningún título real, aunque le correspondiere el segundo título de su padre (Conde de Dumbarton). 

Aunque la prensa en su momento estableció que fue decisión de Meghan y Harry no otorgarle un título a su hijo, los duques desmintieron la acusación, diciendo que fue la decisión “provenía del otro lado”. De igual forma, aseguraron que la familia real no había dispuesto seguridad oficial ni para ellos, ni para su hijo.

A raíz de todas estas revelaciones, y de la separación de los duques con los roles senior de la familia real, se terminan de confirmar las especulaciones que ha mantenido la opinión pública internacional con respecto al Príncipe Harry y su relación con su padre y su hermano. Harry aseguró que el Príncipe de Gales dejó de contestar sus llamadas cuando el le informó su renuncia como miembro Senior; y que con su hermano, el Duque de Cambridge, está distanciado, sin pararse a dar mayores detalles. Pero, los duques aseguran que mantienen una excelente relación con Su Majestad, la Reina Isabel II, y el Duque de Edimburgo (sus abuelos), y que incluso hacen videollamadas regularmente para que ellos puedan ver a su nieto. 

Además de esto, en la entrevista hablaron sobre lo mucho que afectó la presión de los medios a la salud mental de Harry y Meghan, incluso ocasionando que ella tuviera deseos suicidas; sobre el recorte financiero  que había impuesto el Príncipe de Gales sobre ellos, y que vivían con la herencia de la Princesa Diana de Gales; sobre sus acuerdos con Spotify y Netflix; y sobre su nueva vida residiendo en Los Angeles, California. 

Los comentarios de los Duques en la entrevista no son todos negativos. Pues, decidieron revelar en la entrevista el sexo de su segundo bebé: una niña que nacería a mediados de este año. 

Cuando fueron consultados por Oprah sobre si las cosas estaban funcionando mejor para ellos ahora, Meghan aseguró que estaban viviendo su “final de cuento de hadas”.

 

Fuentes: Oprah with Meghan and Harry – BBC Mundo